Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.

Al navegar o utilizar nuestros servicios acepta el uso que hacemos de las cookies. Para más información consulte nuestro Aviso legal .

ACEPTAR

Jombar, la evolución de los calzos para el vidrio

En el presente artículo, la empresa Jombar, especializada en la fabricación de calzos para el vidrio, traza un recorrido por la evolución de estos elementos, sus principales tipologías y los materiales más apropiados, entre otras cuestiones.

Jombar, la evolución de los calzos para el vidrio
La idea de calzar es algo que, históricamente, nos acompaña, incluso, desde antes de tener ventanas. Todos entendemos que existe una lógica natural, o al menos humana, de colocación de las cosas en nuestro entorno.
Conforme hemos evolucionado, han evolucionado nuestras viviendas. Hemos pasado de la oscuridad de la cueva que daba cobijo, ante las inclemencias del tiempo y escondite, ante el ataque de alimañas, a crear nuestras viviendas, con sus muros y sus ventanas para que la luz del sol inunde nuestra vida.

Posteriormente, con la llegada del vidrio, las ventanas pasan a tener un papel más importante en la mejora del confort de nuestras vidas: aislar de vientos, lluvias y en parte de las temperaturas exteriores. Todos sabemos que ese es el pasado cercano.

Hoy la ventana es un elemento más complejo donde nos hemos esforzado en mejorar la estanqueidad, la durabilidad, la estética, la ergonomía y la manejabilidad. En definitiva, la calidad del elemento constructivo denominado “ventana” en todos sus componentes y en el conjunto final.

Desde nuestra perspectiva de fabricante líder en calzos de calidad para acristalamiento, entendemos esa evolución también como la evolución de nuestro producto. Los primeros calzos fueron piedras de pequeño tamaño. Le siguió la madera, en una época en la que era el material más accesible y mecanizable.
A continuación los laminados de fibras de madera, los cauchos y las piezas de poliestireno sobrantes de los embalajes. Seguidamente, aparecieron los calzos, en la concepción básica de lo que hoy conocemos, realizados en diferentes tipos de plásticos.

El material más barato disponible les servía a muchos fabricantes (de hecho muchos de ellos siguen haciendo lo mismo). Finalmente, llegaron calzos fabricados en materiales de alta calidad, realizados con materias primas vírgenes 100% y 100% reciclables, con la dureza Shore y la resistencia a la compresión adecuadas y en un formato que mejora los costes de producción del fabricante, la sujeción del vidrio y la estanqueidad de la ventana.

En definitiva, la evolución del calzo de acristalamiento: calzos partibles para acristalar Jombar en tiras de tres calzos.
Publicado el 21 de Julio de 2016
SOLICITAR INFORMACIÓN