Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.

Al navegar o utilizar nuestros servicios acepta el uso que hacemos de las cookies. Para más información consulte nuestro Aviso legal .

ACEPTAR

DFI lanza la primera Nanotecnología 3D para aplicación en vidrio

La firma DFI acaba de lanzar en el mercado español a través de su agente exclusivo para la Península Ibérica (aries) el producto Clear-Fusion PRO, de aplicación manual, de alta calidad y rendimiento y dirigido a cristalerías que deseen ofrecer a sus clientes v

DFI lanza la primera Nanotecnología 3D para aplicación en vidrio


Entrevista a Guillermo Seta

Director Ejecutivo de DFI


La firma DFI acaba de lanzar en el mercado español a través de su agente exclusivo para la Península Ibérica (aries) el producto Clear-Fusion PRO, de aplicación manual, de alta calidad y rendimiento y dirigido a cristalerías que deseen ofrecer a sus clientes vidrios con el tratamiento especial de protección DFI sin asumir la inversión inicial de una cámara CVD.
Sobre ésta y otras innovaciones de la firma en el terreno de la nanotecnología conversamos en la siguiente entrevista con Guillermo Seta, Director Ejecutivo de la firma norteamericana.



A este lanzamiento hay que añadir otras novedades recientes como, por ejemplo, la aplicación en vidrio arquitectónico en Cámara CVD, la única nanotecnología 3D en el mercado mundial con la cual se aplica el tratamiento en las dos caras y los cantos del vidrio pero el coste real para el cliente de una sola cara, o la apuesta de la firma por productos y tecnologías respetuosos con el medioambiente. Para conocer los orígenes de este sistema, cuyas prestaciones más importantes son las de reducir al mínimo el mantenimiento de los vidrios y facilitar su limpieza, hablamos con el Director Ejecutivo de DFI - Diamon Fusion, Guillermo Seta.

¿Cómo se inician estos tratamientos y bajo qué forma?
  Han existido tratamientos hidrofóbicos (“easy-to-clean” o “fácil de limpiar”) disponibles en el mercado desde hace décadas. Pero cuando se trata de aplicaciones de vidrio arquitectónico, DFI aparece como una opcion única y diferente, basado en un concepto químico que hemos patentado en todo el mundo, con alto valor no sólo inventivo sino funcional y la primera conceptualización de la nanotecnología en el mercado. De tal forma, durante años hemos estado informando y orientando a la industria sobre los beneficios de estas capas protectoras y cada tecnología detrás de las mismas.
Tuvimos un poco de ayuda cuando los productos tales como los denominados “auto-limpiantes” de Pilkington fueron introducidos en el mercado alrededor de 2002.
Mientras que “Activ” es un tratamiento hidrofílico aplicado en fábrica y foto-catalítico, su comercialización ayudó a crear conciencia de las ventajas de los tratamientos para vidrios en general. Desde entonces ha habido una serie de nuevos participantes que están subiéndose a la ola que originalmente DFI creó como pionero en este campo.

¿Cómo ha sido la evolución de esta tecnología en el mercado?
La evolución del tamaño del mercado ha ido creciendo cada año desde el inicio, con, probablemente, una mayor expansión en los últimos 3 a 5 años. Si bien ya existían productos similares aunque más específicamente en el sector automotriz y de mucho menor calidad, el mercado arquitectónico fue ampliado por DFI con Diamon-Fusion como producto insignia en los primeros años de este siglo y es, a través de nuestros esfuerzos, y la ya mencionada introducción de Pilkington, lo que hace que la demanda haya crecido continuamente hasta el nivel que se encuentra en la actualidad; sin embargo, la huella está aún lejos de estar plenamente desarrollada como “producto estandarizado”, ya que sigue siendo ofrecido como un producto “premium” o se encuentra simplemente inexistente en algunos países y/o en algunos sectores del vidrio.

¿Quién genera la necesidad al consumidor?
  Inicialmente, estos productos hidrofóbicos son manejados por los pequeños fabricantes y comercios que fueron más ágiles y dispuestos a correr el riesgo de un nuevo producto. A medida que el mercado madura y la conciencia del consumidor crece, los fabricantes más grandes están ahora impulsando la necesidad en base a su deseo de diferenciarse ellos mismos y/o capturar el margen adicional que una capa protectora “easy-to-clean” puede proporcionar. También creo que la nueva tendencia “verde” de los consumidores, al ser mucho más conscientes de los productos ecológicos y el impacto sobre el medioambiente, ha ayudado sustancialmente.

Los productos hidrofóbicos de DFI actúan como una película protectora
sobre la superficie del vidrio y repelen el agua.

¿Cuándo llega DFI a la industria del vidrio español y también a los países de América Latina?
  Presentamos nuestro producto con la primera Licencia otorgada en España a la compañía Cricursa. Cricursa comprendió de inmediato los beneficios de nuestro producto y tuvo la visión para ver cómo tal producto se puede usar para diferenciarse en el mercado debido a su enfoque vanguardista en diseño en todos sus proyectos de arquitectura, lo cual ha sido ratificado indiscutiblemente al haber recibido recientemente el prestigioso premio otorgado por el Ministerio español de Ciencia e Innovación, al Diseño del Año para el año 2011. Cricursa toma la valiente decisión de agregar valor a sus productos de vidrio en una etapa temprana en España y claramente pagó sus múltiples dividendos pues se encuentra actualmente utilizando nuestros productos desde hace casi una década. Luego, empresas de alto prestigio como Grupo Navas, primero, y más recientemente, Cristec Vipla, también toman la innovadora decisión de añadir nuestra tecnología a nivel industrial con nuestra aplicación en Cámara CVD, nuestra nanotecnología 3D.
  En lo que respecta a Europa, y aún anterior a Cricursa, a principios del 2002, es el Grupo Italiano Curvet quien toma la iniciativa original de lanzar nuestra tecnología innovadora en toda su línea de vidrio curvado, lo cual ayuda a generar un efecto dominó importante por el prestigio y alta calidad de Curvet, no sólo en la UE sino en todo el mundo. Hoy en día, Curvet sigue siendo un socio estratégico muy importante para DFI, y de hecho, acaba de renovar nuestra licencia hasta el año 2017, lo cual avala no sólo la calidad de nuestros productos sino la fortaleza de nuestra relación a través de los años.
  La introducción tanto de Curvet como de Cricursa para el resto de Europa y el resto del mundo dada su presencia en el mercado mundial, junto con las empresas españolas Grupo Navas y Cristec Vipla, han ayudado sin duda tanto al mercado local español como al resto de la UE en su conjunto. Luego, en lo que respecta a Latinoamérica, habíamos iniciado aun antes, con una Licencia de carácter multinacional concedida al Grupo AGP con base en Bogotá (Colombia) y con operaciones en todo el mundo, uno de los lideres en vidrio de seguridad, “BRG”, anti-bala y otros tipos relacionados con el vidrio automotriz especialmente. Luego una colaboración importante con Vitro en Mexico, y alrededor del 2003 con Cristacurva en Guadalajara (México), nos hizo expandir en Latinoamérica. Hoy en día contamos con socios estratégicos importantes tanto en Norte, Centro como Sudamérica.
  Los productos mal denominados, en mi opinión, “auto-limpiantes” no han tenido tracción relevante, dada sus altas expectativas (creadas precisamente por la engañosa premisa de “auto limpieza”) versus su valor real y pocos beneficios tangibles de campo.

En cuanto a funcionalidad, ¿cuáles son los atributos principales de los productos DFI?
  El concepto arquitectónico básico que manifiesta “lo funcional es bello” es clave en este tema. De tal forma, realmente creo que nuestros productos no sólo agregan belleza a la vida cotidiana de los consumidores basado en una funcionalidad tangible, sino también estamos protegiendo al medio ambiente en el proceso, así como haciendo la vida más fácil mediante la adición de una mayor conveniencia o comodidad a los hogares, edificios comerciales, etc. Los principios “básicos funcionales” que añaden funcionalidades concretas a la vida de cualquier persona son principalmente dos:
  1) La barrera al agua hace que las superficies sean mucho menos vulnerables a la erosión natural del vidrio y al crecimiento de bacterias y el moho.
  2) La eliminación del uso de químicos tóxicos en la limpieza del vidrio provee un ambiente más sano e higiénico y más respetuoso con el medio ambiente.
  Como su nombre lo indica, una de las propiedades fundamentales, ante todo, de cualquier recubrimiento hidrofóbico que uno debe saber es precisamente cuan hidrofóbico, o repelente al agua es, cualquier tratamiento dentro de esta categoría de “easy-to-clean”. ¿Por qué? Simplemente porque cuanto más hidrofóbica sea la superficie, más fácil de limpiar será la superficie tratada. Es verdaderamente una condición sine qua non básica. El vidrio tratado funciona de tal forma como una sartén de Teflón y la diferencia en la limpieza de un recipiente recubierto de Teflón frente a uno sin Teflón.
  La medida que define la forma en la cual el agua se repele sobre una superficie después de haber sido tratada con un recubrimiento hidrofóbico se denomina “ángulo de contacto”, también llamado “ángulo de humectación”, que es el ángulo formado por la superficie del material y la tangente de la inter-fase entre el fluido (por ejemplo: agua) y el medio ambiente en el punto de contacto (la superficie del vidrio, por ejemplo).
  Ésta es probablemente la pregunta más relevante que uno debería hacer acerca de cualquier producto denominado hidrofóbico o fácil de limpiar. El hecho científico irrefutable e inequívoco es el siguiente: lo relevante no es necesariamente la medición del ángulo de contacto inicial sino su comportamiento a través del tiempo o, en otras palabras, ¿cómo se comporta el ángulo de contacto con el uso y desgaste normal una vez que la superficie se expone a los diferentes ambientes? La mayoría de los productos hidrofóbicos tienen un ángulo de contacto inicial desde un mínimo de 80 hasta 120 grados, en promedio general. La analogía que suelo hacer en este tema es la siguiente: si uno está comprando un ordenador o PC, le gustaría conocer los detalles acerca de la memoria del ordenador o disco duro. Del mismo modo, no contar con ninguna información sobre el ángulo de contacto, desde una perspectiva puramente científica, es como no saber cuánto espacio de disco duro o memoria tiene un ordenador o PC. Esto es simplemente una cuestión de veracidad científica dejando cualquier aspecto de marketing de lado. Me gustaría de tal manera reafirmar en este foro que el comportamiento y tamaño de la “burbuja” a través del tiempo es verdaderamente no sólo muy valioso sino clave, y si alguien no lo ve así en esta mesa que por favor lo desafíe con evidencia o prueba científica demostrando lo contrario.

Entonces, retomando la pregunta ¿cuáles son las propiedades básicas de los productos que ofrece DFI?
  Las propiedades básicas de nuestro producto insignia Diamon-Fusion son las siguientes:
    • Altamente repelente al agua (hidrofóbico), hasta 120 grados de ángulo de contacto, y entonces esta menor cantidad de agua en la superficie arroja:
    • Limpieza con menos frecuencia.
    • Reducción de moho y bacterias.
    • Resistente al grafiti y a las manchas.
    • Repelente al aceite (oleofobicidad).
    • Resistente a las rayaduras.
    • Resistente a los impactos (prueba científica de LaCourse).
    •Resistente a la acumulación de calcio y sodio (grabado causados por agua dura).
    • Resistencia adicional a la electricidad (aislamiento eléctrico adicional). Por lo menos 1.000 veces más. • Mayor brillantez, por lo menos 20% más.
    • Claridad y transparencia óptica.
    • Estabilidad de rayos UV.

¿ Cuáles son las limitaciones que este tipo de producto puede tener?
  No refiriéndonos necesariamente a DFI sino en términos generales de mercado. Muy buena pregunta porque verdaderamente existe una falta de educación en este tema para poder analizar las diferencias relevantes y tomar la mejor decisión para el cliente y solución más óptima como empresario para maximizar beneficios también, pues nadie invierte en nuevos productos simplemente “por amor al arte”. Hay que prestar especial atención a tres puntos esenciales:
  1) Tiempo de curado: A diferencia de los productos de DFI que reaccionan químicamente al instante, los tratamientos de superficie que requieren un “tiempo de curado” presentan un gran problema para algunos fabricantes, especialmente para los grandes fabricantes, ya sea desde un tiempo de curación de 45 minutos hasta 8 horas, lo cual significa que tienen que mantener el producto sin tocarlo en ese periodo de tiempo, reduciendo drásticamente su rendimiento de producción (productividad) y aumentando así sus costes. Obviamente, este vidrio que se mantiene en proceso de curado también ocupa una cantidad significativa de espacio mientras está siendo curado, que puede ocasionar un problema aún mayor mientras la demanda de vidrio recubierto crece. Incluso después de este tiempo inicial de 45 a 60 minutos de curación, como no está completamente terminado (“curado”), con frecuencia hay transferencia de la capa química a otras superficies. Esto es muy problemático para los fabricantes que utilizan líneas de producción pues el producto químico que se transfiere a las líneas de transporte (en la producción y fabricación del vidrio) luego se transfiere al vidrio que no ha sido tratado (por diseño) y tal irregularidad en patrones de producción, causan quejas serias a los clientes. De igual forma, la transferencia de productos químicos a través de las manos y los guantes (por simple manipulación en la producción) causa los mismos problemas.
  2) Pasos múltiples: Cuantos más pasos hay que añadir a cualquier aplicación, más mano de obra intensiva se añade al tratamiento, lo cual se convierte, por lo tanto, en más costoso y con mayor probabilidad también en el margen de error. Tal complejidad significa más espacio para el error humano.
Por ejemplo, algunos productos constan de tres pasos -un “activador de superficie”, un “sellador de superficie” (para un tipo de cristal grabado y otro para el vidrio plano regular), y un “acabado de superficie”-. Los tres pasos se deben efectuar para lograr el revestimiento, lo cual requiere mayor mano de obra, en tal número de pasos.
  3) Rendimiento versus coste: Cuanto mayor es el uso de químicos, menor es el rendimiento y más alto es el coste del tratamiento sobre una base unitaria (metro cuadrado). Al tener que manejar y aplicar mayor materia prima (químicos), este “extra” también añade otros “costes ocultos” pues existe de hecho mayor trabajo en aplicar el producto químico, y mayor también es el coste para recibir mayor cantidad de químicos, y se requiere más espacio de almacenamiento, etc. Por lo tanto, considero que es de vital importancia entender tanto el coste por litro como así también es clave saber el rendimiento por cada litro para calcular entonces el coste por m2 o cualquier otra unidad mesurable para poder conocer así el coste real.

¿Cómo definiría usted a los productos que comercializa DFI a nivel técnico?
  Cuando se trata de recubrimientos hidrófobos fáciles de limpiar, la cuestión en lo que respecta a la composición es que no todos los revestimientos son inequívocamente claros y abiertos acerca de su estructura central química o descripción estructural básica. En el caso de nuestra tecnología patentada Diamon-Fusion, el tratamiento que ofrecemos, en términos químicos, se trata específicamente (y como está publicado bajo nuestra propia patente) de una capa “ramificada” (“branched”), “entrecruzada” (“cross-linked”) y “capeada” (“capped”), la cual es ópticamente transparente, de espesor nanométrico (aproximadamente 30 nm.) y con un vínculo o unión química permanente de tipo “covalente”, la cual está integrada en el mismo vaso con la nano-película que en realidad crece de adentro hacia afuera y, literalmente, cambia la composición molecular de la superficie. Éste es realmente un proceso único a diferencia de cualquier otro tipo de revestimiento y avalado, de hecho, por una patente otorgada mundialmente, incluyendo la Unión Europea. La clave, no obstante y al margen de nuestra patentabilidad, es la durabilidad y la forma en que el recubrimiento, nano o no, se mantendrá a través del tiempo y la manera en que la “burbuja” (gota de agua hidrofóbica), tal como se define por la medida del ángulo de contacto como se ha descrito anteriormente, se comportará con el paso del tiempo, es decir, bajo un desgaste normal. Más específicamente, nuestro producto Diamon-Fusion utiliza un proceso químico de dos etapas. La reacción química creada en la primera etapa causa un “entrelazado” y “ramificación”, químicamente hablando, una nano-película de silicona que crece desde la superficie hacia fuera. La segunda etapa genera un “tapado” o “capeado” (“capping”) de toda la cadena de átomos. Este singular “capping” incrementa sustancialmente la hidrofobicidad y durabilidad, dejando químicamente hablando, ningún punto de anclaje para los contaminantes y la creación de una verdadera barrera repelente. No hay tiempo de “curación” alguno pues la reacción química se produce en menos de dos segundos y el proceso es de tal forma “instantáneo”.


¿Cómo calificaría a nivel método de aplicación para ofrecer una mayor comprensión a nivel de producción para los empresarios de la industria del vidrio plano para construcción y automoción?

   Nuestro sistema patentado Diamon-Fusion, a diferencia de cualquier otro producto hidrofóbico, se puede aplicar de seis métodos diferentes, lo cual permite una capacidad industrial más flexible, junto con un alto rendimiento sobre la base de metros cuadrados (m2), específicamente 300 m2 como promedio por litro en aplicación manual, y una “ultraeficiencia” en Cámara con Método CVD al contar literalmente con una capacidad ilimitada, hasta 500 m2 con sólo 20 ml. de químico aplicados en químico vaporizado (y totalmente neutro con impacto cero al medio ambiente) en cámara, como lo están aplicando las empresas españolas Cricursa, Grupo Navas (Cristalerías Trinidad) y Cristec Vipla, todas ubicadas en Cataluña. Nuestra aplicación en vidrio arquitectónico, en Cámara CVD, se trata de la única Nanotecnología 3D en el mercado mundial; con la cual aplicamos a las dos caras y cantos del vidrio pero el cliente sólo tiene el coste real de una sola cara, es decir, aplica más de dos veces de lo que pagaría con cualquier otro método o producto. Este punto es muy relevante y lamentablemente muy poco conocido porque la competencia se ocupa de cubrirlo bien, pero la prensa no debería hacerlo, ergo espero que esto salga publicado en la Revista del Vidrio Plano.

¿Cuantos métodos de aplicación ofrece DFI?
  Ofrecemos seis métodos diferentes que cubren las necesidades de todo tipo de cliente, ellos son:
  1) Camara CVD: El sistema “ultra-eficiente” de deposición en vapor (CVD - “Chemical Vapor Deposition”) producido en un “proceso por lotes”, dentro de una cámara hermética. El vidrio se trata automáticamente en ambos lados y lateral, pero el coste es sólo aplicado a una cara con lo cual ofrecemos de hecho un 50% sin coste adicional y la eliminación total de mano de obra aplicada al tratamiento en sí.
  2) Sistema HVLP (“alto volumen, baja presión”). Sistema de pulverización que se realiza con una pistola manual de atomizado con compresor de aire. El rendimiento es menor (mayor desperdicio en el aire) que una aplicación manual tradicional pero facilita mayor rapidez (agilidad) requeridas en ciertas en aplicaciones de campo.
  3) Sistema manual “HAB” (aplicado a mano - Generación “B”), que es una forma efectiva de aplicar manualmente nuestro sistema patentado. Se recomienda cuando se requiere una aplicación de campo o para volúmenes más pequeños, donde un alto rendimiento y la productividad no son necesariamente un factor crítico.
  4) NanoPax®: Que es la misma aplicación manual de los diversos productos (Diamon- Fusion, Clear-Fusion) pero en toallitas (paños o “wipes”). Esto proporciona grandes capacidades de nivel múltiple de distribución, o cuando el control de inventarios es fundamental.

Aplicamos a las dos caras y cantos del vidrio pero el cliente sólo tiene el coste real de una sola cara, es decir, aplica más de dos veces de lo que pagaría con cualquier otro método o producto.

  5) Lisec (máquina tipo spray en línea vertical): Actualmente sólo aplicamos nuestro producto Clear-Fusion® como única línea de productos en este sistema. Brinda una opcion efectiva en aplicaciones de fábrica donde la línea de producción (de vidrio a ser tratado) ofrece naturalmente un mejor flujo productivo.
  6) Producción en Línea: Para cualquier producción en serie de transportadores de correa, el cual está siendo actualmente desarrollado.

¿Cómo clasificaría los distintos tipos de productos hidrofóbicos?

  Los productos hidrofóbicos pueden ser también clasificados por su “grado real de repelencia”, con lo cual existen varias gamas en función de las mediciones de ángulo de contacto, tales como:
  a) Hidrofóbico que van desde 80 a 95 grados (de ángulo de contacto).
  b) Súper Hidrofóbico que van desde más de 95 grados hasta 120 grados (de ángulo de contacto).
  c) Ultra Hidrofóbico que van desde más de 120 grados hasta 140 grados o más (de ángulo de contacto).
  En tal definición, el “súper hidrofóbico” presenta el mejor valor y rendimiento en términos de durabilidad puesto que el ángulo de contacto se mantiene más estable, o constante, durante un mayor periodo de tiempo, dependiendo de la abrasión aplicada, sea mecánica (por ejemplo, los limpiaparabrisas en una aplicación de vidrio automotriz) y no mecánico, tales como arena o lluvia y nieve. Una vez más, lo que es importante sobre el ángulo de contacto, como una medida que califica el grado de repelencia al agua, no es la medida inicial, sino por cuánto tiempo ese ángulo alto se mantendrá constante en el tiempo, o al menos no de forma rápida afectados ante la más mínima exposición a cualquier abrasión leve.
  Otra clasificación puede ser por la multiplicidad de las características funcionales que el tratamiento tiene con respecto a otros atributos que se pueden cuantificar, además de su efecto repelente al agua, como por ejemplo, en el caso de nuestra capa, la resistencia a los isótopos radiactivos, como característica funcional adicional.



¿Cómo ve el futuro para estos productos en los próximos años?

  En algunos mercados y regiones, los productos “Easy-to-clean” están madurando, lo que significa que la conciencia del consumidor está creciendo y como resultado, la competencia está aumentando y creando presiones sobre los precios. Sin embargo, la penetración a nivel global, incluso en estos mercados, es baja y por lo tanto todavía existe un potencial muy grande. Los precios más bajos, de hecho, están acelerando esta tendencia de crecimiento. Si uno añade a esta demanda creciente, en los mercados más maduros, el potencial en los mercados secundarios, así como también aplicaciones totalmente nuevas, entonces puede uno deducir, con cierto grado de confianza, que el futuro es verdaderamente brillante para la industria de productos hidrofóbicos “easyto- clean”. Considero que esta industria se encuentra aún hoy en la infancia y todavía hay millones, incluso miles de millones de personas cuyas vidas pueden mejorar significativamente, a nivel confort diario, con nuestra tecnología.

¿Cuenta DFI con nuevos productos para lanzar al mercado?
  Sí, de hecho acabamos de lanzar en el mercado español a través de nuestro agente exclusivo para la Península Ibérica (aries - Suministros Aries S.L.) el producto Clear-Fusion PRO, de aplicación manual, de alta calidad y rendimiento, el cual está siendo ofrecido para volúmenes que aún no justifiquen la inversión inicial de una Cámara CVD. Siempre estamos innovando y contamos con un equipo de investigación y desarrollo propio con procesos recién diseñados que llegarán al mercado durante este año 2012, y servirán para racionalizar mejor las necesidades de producción y también mejorar la calidad bajo una mayor demanda. Revestimientos tradicionales con una oferta de valor basados solamente en precio y sin atributos adicionales, serán gradualmente desplazados y/o sustituidos, en mi opinión, por aquellos productos que ofrezcan un más alto rendimiento y capaces de adaptarse así a una nueva realidad. Estamos lanzando una nueva línea de productos para ampliar nuestro espectro y ofrecer a nuestros clientes una solución para cada problema, como plataforma básica.


Diamon-Fusion International Inc.
9361 Irvine Boulevard Irvine,
California 92618 Estados Unidos de Norteamérica (USA)
Tel.: +1 949 3888000 Fax: +1 949 3883299
dfi@diamonfusion.com
www.diamonfusion.com www.dfinanotech.com/es

Representante para España y Portugal:
aries - Suministros Aries S.L.
Botiguers, 3 - Parque Empresarial Táctica
46980 Paterna (Valencia) - España
Tel.: +34 96 151 98 30 Fax: +34 96 151 98 31
info@s-aries.com www.s-aries.com






Publicado el 3 de Mayo de 2012
SOLICITAR INFORMACIÓN